Reunificación de deudas: ¿Qué es y Por Qué Deberías Usarla?

¿Tienes obligaciones financieras en varios bancos diferentes? Si eres de las personas que tienen tarjetas de crédito, créditos personales e incluso una hipoteca distribuidos en varias instituciones financieras, sabes que pagar cuotas individuales distintas cada mes puede ser bastante engorroso.

Por suerte, existe un procedimiento con el que puedes reunir todas tus deudas en un solo lugar para que pagues una cuota única (que suele ser más baja que la suma total de las cuotas individuales). Conoce a continuación más sobre el proceso de reunificación de prestamos y lo que debes hacer para iniciarlo en España.

¿En qué consiste la reunificación de deudas?

reunificación de deudasComo su nombre lo indica, es un proceso que reúne todas las obligaciones financieras que tengas en un solo crédito (generalmente del tipo hipotecario), el cual por lo general tiene cuotas más bajas que el total de las cuotas que pagues actualmente. Las metas principales de la reunificación de préstamos son organizar las deudas para no hacer varios trámites de pago al mes y reducir el valor mensual de la cuota.

Básicamente, el proceso consiste en solicitar un nuevo crédito hipotecario para pagar todas las deudas que tengas, quedando así una sola obligación.

Si tienes todas tus obligaciones en un solo banco, puedes realizar el proceso de reunificación sin ningún costo. Sin embargo, si tienes deudas en varias instituciones, deberás recurrir a una agencia mediadora que negocie con cada banco para que cancele los créditos con la nueva hipoteca. En este último caso, tienes que pagar una comisión a la agencia por sus servicios.

Ventajas y desventajas de la reunificación de prestamos

Ahora que sabes en qué consiste la reunificación de deudas, veamos algunas de sus ventajas más importantes:

  • Cuota más baja: los créditos hipotecarios son los de mayor plazo en el sector financiero, lo que te permite pagar una cuota mensual más baja que el total de todos tus créditos actuales. Esta característica es perfecta si tienes problemas con tu flujo de efectivo.
  • Más orden en las deudas: si tienes varios créditos, evidentemente tienes que realizar el pago de cada uno de ellos por separado. Esto puede tomar bastante tiempo dependiendo de la institución, lo que en última instancia se traduce a una pérdida de dinero. Con una reunificación de deudas, disfrutas de una única cuota.

La reunificación de deudas puede ser un proceso bastante útil, si se usa adecuadamente. Antes de que lo solicites, es crucial que conozcas algunas desventajas:

  • El plazo del crédito aumenta: la idea detrás de la reunificación de deudas es solicitar un crédito hipotecario con un plazo extenso para así reducir la cuota mensual. Sin embargo, esto inevitablemente alarga la vida del crédito.
  • Mayores tasas de interés: ya que el plazo del crédito es más largo, las tasas de interés suben de forma proporcional. Eso significa que al final tendrás que pagar más dinero por usar la reunificación que si hubieras cancelado todas tus deudas de forma individual.
  • Costos asociados: puedes hacer una reunificación de deudas sin ningún costo siempre que tengas todos tus productos en una sola institución financiera. Sin embargo, si ese no es tu caso, deberás recurrir a una agencia mediadora que cobrará sus respectivas comisiones. Además, es posible que tengas que pagar multas por pago anticipado al cancelar ciertas clases de crédito.

En resumen, la reunificación de deudas es un mecanismo que solo deberías usar si quieres mejorar tu flujo de efectivo cada mes. No olvides que, con este proceso, terminarás pagando tasas de interés más altas durante un tiempo más prolongado.

Requisitos para reunificar las deudas

Las agencias mediadoras y bancos que realizan procesos de reunificación de deudas te pedirán los siguientes requisitos:

Disposición de reunir todos los créditos

Ten en cuenta que, si vas a realizar una reunificación de prestamos, tienes que cancelar todos los préstamos que tengas. Ninguna agencia ni banco accederá a continuar el proceso si solo quieres cancelar algunos créditos.

Clases de préstamos

Las únicas clases de crédito que se pueden reunir son los préstamos personales, las tarjetas de crédito y las hipotecas. Si tienes otros tipos de crédito, es recomendable que hables con la agencia o el banco antes de continuar el proceso.

Requisitos personales

Por lo general, las agencias y bancos te pedirán los siguientes documentos para llevar a cabo el proceso:

  • DNI
  • Escritura de tu vivienda
  • Tasación de la vivienda. Si no tienes ninguna, la agencia o el banco procederá a realizar la tasación (con el costo que implica)
  • Pruebas de ingresos (como contrato de trabajo, declaraciones de renta, recibos de nómina, etc.)
  • Últimos comprobantes de pago de todas las obligaciones que tengas y desees cancelar

3 pasos para reunificar las deudas

Una vez cumplas todos los requisitos y estés seguro de que quieres reunificar tus deudas, puedes seguir estos pasos:

1. Contacta a una agencia mediadora o un banco

Si tienes créditos en varios bancos, tendrás que recurrir a una agencia mediadora para que haga el trámite. Si todas tus deudas están en un solo banco, solo tienes que comunicarte por teléfono o correo electrónico.

En Internet puedes encontrar varias agencias mediadoras trabajando en España. Antes de elegir una empresa, asegúrate de investigarla y buscar comentarios de otros usuarios, reseñas e incluso denuncias a las autoridades.

2. Comunica tu intención de reunir tus deudas

El siguiente paso es expresar que deseas reunir todas tus deudas en una sola obligación. En este punto, deberás proporcionar los documentos explicados en el apartado anterior. Ten en cuenta que los requisitos pueden variar según la institución.

Por lo general, puedes hacer llegar los documentos por medio de correo postal o correo electrónico, así que no tienes que visitar ninguna sucursal física.

3. Espera la respuesta

Tras enviar los documentos, la agencia o el banco estudiará tu solicitud y se comunicará contigo para informarte del resultado. Si decides continuar con el proceso, se hará un nuevo crédito hipotecario sobre tu casa y se pagarán todas las demás obligaciones que tengas.

Ahora, todo lo que debes hacer es pagar la cuota del crédito a tiempo. Recuerda que tu casa es el aval de la nueva obligación, por lo que puedes perderla si no haces los pagos a tiempo.