Recomendaciones antes de pedir un préstamo si su nombre está listado en ASNEF

Aparecer listado en un registro de morosidad o impago como ASNEF es una situación bastante frecuente. Para empezar, no debe sentirse el único, aunque sí debería hacer reflexión del por qué su nombre ha sido incluido en el fichero de ASNEF, RAI u otro similar.

Si bien es cierto que algunos motivos de inclusión en las listas de impagos de estas asociaciones son injustos y cuestionables (como las penalizaciones económicas por el incumplimiento de políticas de permanencia que aplican algunas compañías de servicios), una vez que el nombre aparece en lista, la manera más sensata de abarcar el problema es pagando la deuda y reclamando inmediatamente después. Recuerde que lo que se pone en juego es su reputación crediticia y esta situación si no se resuelve rápidamente, podría traer mayores consecuencias a futuro, además de desagradables e injustos intereses de demora sobre la deuda.

¿Y cómo se puede pagar la deuda que motiva la inclusión en ASNEF o similares, si no se tiene liquidez ni acceso al crédito?

Pues no debe sentirse atrapado y sin salida. Afortunadamente, aparecer en ASNEF hoy día no es impedimento para que muchas empresas de préstamos rápidos puedan conceder un minicrédito con ASNEF urgente. De hecho, es un tipo de producto bastante publicitado y demandado a las empresas que ofrecen dinero rápido en internet.

Las recomendaciones que se dictan si se va a solicitar cualquier tipo de producto financiero con ASNEF, son las siguientes:

1. Asegurarse de que la empresa que va a contactarse ofrece este tipo de producto. El ahorro de tiempo y gestiones es primordial cuando ya la deuda ataca con consecuencias y no solo es una amenaza.

2. Tener en cuenta que, las entidades que ofrecen auxilio financiero con ASNEF suelen requerir que la deuda registrada con este tipo de asociaciones no sea mayor de 1.000€. En muy pocos casos y con requisitos más estrictos pueden encontrarse empresas que aumenten ese margen permitido de deuda hasta 2.000€, pero no es lo más común. Esto significa que la cantidad a solicitar debe estar destinada a prioridades inminentes como la liquidación de la propia deuda que motiva la inclusión en el dichoso listado. Usados con razonamiento y lógica, los préstamos rápidos pueden permitir enderezar una situación económica siempre que se esté a tiempo de una maniobra de salvamento extremo, como ésta.

3. La concesión de préstamos rápidos en cualquier cantidad a personas con ASNEF es considerada de “alto riesgo” para las entidades que las ofrecen y operan, por lo que no debe sorprender que las tasas de interés y las comisiones y gastos que se aplican sean bastante altos.

4. Compare diversos productos y empresas. Los comparadores online ahorran mucho trabajo con una sola búsqueda. No se rinda siempre a la primera oferta simplemente por desesperación.

5. Una vez que la deuda haya sido pagada y pueda asegurarse que su nombre es eliminado de ASNEF, presente toda la documentación necesaria para iniciar las reclamaciones pertinentes con la empresa que reportó la deuda, en el caso de que sea considerada injusta por su parte. Asegúrese de recopilar y presentar toda la documentación que prueba que la acción ha sido cuestionable. El proceso será largo, pero la deuda ya estará pagada y si la ley le concede la razón, podrá recuperar también los gastos que haya generado la operación.

6. Asegúrese de liquidar el préstamo concedido con ASNEF. Si logra salir de una deuda, de nada le servirá volver a caer en un impago, y esta vez con motivo justificado. Recuerde que el endeudamiento es una espiral que puede hundirle o sacarle a flote. Utilice las oportunidades con cabeza.