Cómo Conseguir Préstamos sin Aval Fácilmente

Si quieres acceder a un préstamo en una entidad financiera, parece que prácticamente es obligatorio que presentes alguna clase de garantía. Ya sea una nómina, un inmueble o un coche, casi ningún banco estaría dispuesto a desembolsarte un préstamo sin antes ver algún tipo de aval.

Por desgracia, muchos españoles no cuentan con ninguna clase de garantía para presentar, ya sea porque son autónomos o simplemente porque consiguen sus ingresos de otra manera. Las buenas noticias son que en la actualidad es posible conseguir prestamos sin aval sin mayores problemas.
Sigue leyendo para que sepas qué debes hacer para acceder a uno de estos préstamos en España.

¿Qué es un aval y por qué es importante?

Los avales son básicamente garantías que exigen las instituciones financieras para saber que cumplirás tus obligaciones. Los bancos analizan tus ingresos, capacidad de pago e historial crediticio, y determinan la clase de aval que necesitan antes de darte un préstamo.

Las clases de aval dependen del crédito, aunque en general las más comunes son:

  • Casas
  • Coches
  • Motos
  • Depósitos a plazos
  • Entidades o personas que se responsabilicen por tus obligaciones (conocido comúnmente como aval)

Muchos bancos ofrecen préstamos “sin aval” a empleados y pensionados. Sin embargo, las nóminas y pensiones son, de cierta forma, un aval, ya que son una garantía de ingreso fijo cada mes.

Las instituciones financieras siempre piden un aval porque existe el riesgo de que un cliente deje de pagar sus obligaciones. Si ese es el caso, el banco hará efectiva la garantía y se quedará con el aval. Por ejemplo, si solicitas un préstamo e hipotecas tu casa, pero decides dejar de pagar, el banco se quedará con tu vivienda. Si le pides a una persona que sea tu aval y no pagas, el banco le cobrará a dicha persona.

Prestamos sin aval

prestamos sin avalConseguir un préstamo sin ofrecer ninguna clase de aval es difícil, mas no imposible. Si necesitas dinero y no tienes ninguna garantía, la mejor opción son los prestamos rapidos sin aval entre particulares.

Gracias a Internet, llegaron a España diferentes empresas especializadas en reunir a prestamistas particulares y personas con necesidades de crédito. Estas compañías ofrecen plataformas donde puedes encontrar cientos de individuos dispuestos a prestarte dinero, incluso si no tienes ninguna clase de garantía.

Los créditos sin aval usualmente tienen las siguientes características:

  • Montos bajos: los montos de los préstamos sin aval suelen ser bajos, yendo desde 50 € hasta 1.000 € en la mayoría de los casos. Siempre que demuestres buenos niveles de ingresos y un historial crediticio impecable, podrás acceder a créditos con montos más altos.
  • Plazos cortos: los prestamos sin aval no suelen tener los mismos plazos que los de los bancos. De hecho, estos créditos tienen plazos que van desde 1 semana hasta máximo 1 mes. De igual forma, la idea es que pagues el crédito totalmente en una sola cuota (capital e intereses totales).
  • Tasas de interés más altas: los prestamos rapidos sin aval entre particulares tienen tasas de interés más altas para compensar el alto riesgo de impago. En esta clase de créditos puedes esperar tasas de hasta 1915% TAE. Parece alto, aunque considerando que los plazos alcanzan como máximo 1 mes, en realidad no es descabellado.
  • En línea: una gran ventaja de los créditos sin aval es que no tienes que visitar ninguna sucursal física para solicitarlos y recibirlos. Las compañías que unen a prestamistas con prestatarios disponen de procedimientos de solicitud que puedes completar desde cualquier dispositivo con acceso a Internet.
  • Pocos requisitos: además de que no tienes que presentar ningún tipo de aval, tampoco tienes que demostrar tu nivel de ingresos. De hecho, ¡algunas personas te prestan dinero solo presentando tu DNI! Los requisitos varían según la persona, aunque en la gran mayoría de los casos solo se limitan a una copia de tu DNI y una cuenta bancaria para que recibas el desembolso.

Cómo usar correctamente los prestamos sin aval

Los prestamos rapidos sin aval entre particulares tienen características muy específicas, por lo que son apropiados para atender emergencias monetarias. Algunos buenos usos que puedes darles a estos créditos incluyen:

Pago de obligaciones financieras próximas a vencerse: ¿La cuota de tu tarjeta de crédito está a punto de vencerse y no tienes dinero? Solicita un crédito rápido sin aval para pagar tu obligación y no arriesgarte a quedar en la lista de morosos.

Facturas de servicios públicos a punto de vencerse: si en el momento no tienes dinero para pagar a tiempo tus servicios públicos, es recomendable que solicites un préstamo sin aval. Después de todo, es mejor pagar algunas tasas de interés que arriesgarte a perder el suministro de agua o energía.

Reparaciones urgentes: si se daña la tubería de tu casa y no tienes dinero para arreglarla, recurre a un préstamo sin aval. Hay ciertas reparaciones que no dan espera, por lo que estos créditos son una buena herramienta.

En resumen, los prestamos rapidos sin aval entre particulares son perfectos para atender cualquier gasto que no dé espera. En contraste, estos créditos no son apropiados para otros proyectos como comprar un coche, viajar u organizar grandes fiestas.

¿Qué pasa si no pago a tiempo un préstamo sin aval?

Los prestamos rapidos sin aval entre particulares son muy fáciles de conseguir. Sin embargo, eso no significa que no debas pagarlos. Estos créditos tienen los mismos efectos que cualquier otra obligación que adquieras con una entidad financiera.

Si no puedes pagar tu préstamo por cualquier motivo, en primer lugar empezarás a acumular altos intereses de mora que pueden ser de hasta 1% diario. Si de todos modos no pagas, el prestamista empezará a hacerte llamadas y visitas de cobro, que tienen un cargo por cobranza.

Por último, si el prestamista no logra recuperar su dinero, es posible que te reporte a las listas de morosos. Con un mal historial crediticio no podrás acceder en el futuro a ningún producto financiero. Esto limitaría considerablemente tus posibilidades de cumplir ciertas metas importantes, como adquirir una casa o un coche.