Guía sobre las Líneas de Crédito en España

¿Eres un profesional con ingresos variables cada mes? ¿O una empresa con periodos de venta buenos y malos? Quizás no sea buena idea solicitar un crédito a modo de contingencia, ya que tienes que pagar tasas de interés desde el primer día. Sin embargo, las líneas de crédito pueden ser perfectas para ti.

Este es un producto financiero que han estado ofreciendo los bancos durante un largo tiempo, aunque hasta hace poco se ha dado a conocer. A continuación, te mostraremos los aspectos más importantes de las líneas de crédito.

¿Que es una linea de credito?

linea de creditoUna linea de credito es un producto financiero en el que el banco te ofrece un cupo para usar cuando lo desees. A diferencia de los préstamos tradicionales, que empiezan a generar intereses desde el momento del desembolso, en el caso de las líneas de crédito solo tienes que pagar por el cupo que uses.

Sin embargo, las líneas de crédito tienen algunas particularidades. En primer lugar, es posible que el banco te cobre una comisión mensual, incluso si no la utilizas. De igual forma, las tasas de interés pueden ser más altas que las de los préstamos tradicionales (en especial aquellos con garantía).

Aun así, las líneas de crédito son una alternativa excelente para personas y empresas que no tienen ingresos fijos cada mes. Por ejemplo, si eres un diseñador gráfico y tus ingresos dependen de la cantidad de contratos que consigas cada mes, una línea de crédito puede ayudarte a suplir necesidades de dinero cuando sea necesario.

Las líneas de crédito resultan particularmente útiles para las empresas que desempeñan actividades populares durante ciertas temporadas. Por ejemplo, si tienes un hotel que genera buenos ingresos durante la temporada alta, pero no tanto en temporada baja, puedes estabilizar tu flujo de efectivo con una línea de crédito.

Ventajas de las líneas de crédito

En muchos sentidos, las líneas de crédito se parecen a otras clases de préstamos más conocidas como el personal o para compra de casa o coche. Aun así, hay algunas características especiales de las líneas de crédito que deberías tener en cuenta:

No es necesario que presentes varias solicitudes

Si solicitaras un préstamo personal cada mes, en cada ocasión tendrías que presentar una solicitud. Esto implica conseguir la documentación requerida (como DNI, extractos bancarios, declaraciones de impuestos, pruebas de ingresos y más), realizar el trámite, pagar el estudio de crédito, etc.

Con las líneas de crédito, solo tienes que presentar la solicitud una sola vez. En el caso de que seas aprobado, el banco te asignará un cupo de crédito que puedes usar cuando lo desees. No es necesario que presentes solicitudes ni documentos adicionales (a menos que el banco te lo solicite).

Rapidez

Cuando solicitas un préstamo tradicional, el banco puede tardar varios días revisando la solicitud y realizando el estudio de crédito. Si necesitas financiación urgente, en definitiva no son el producto que más te conviene.

Ya que las líneas de crédito son pre-aprobadas, puedes usarlas cuando lo necesites, sin necesidad de visitar un banco ni realizar trámites adicionales. Solo tienes que usar el mecanismo que disponga la entidad (como ir a un cajero automático o realizar una solicitud por medio de la oficina virtual) para que recibas el dinero en tu cuenta bancaria en poco tiempo.

Por tal motivo, las líneas de crédito son perfectas para solucionar inconvenientes que se puedan presentar mes a mes, como ventas bajas o una catástrofe inesperada.

Fácilmente accesibles

Quizás creas que obtener una línea de crédito es complicado. En realidad, el proceso es sencillo y no muy distinto de solicitar un crédito de otro tipo.

Solo tienes que presentar una solicitud y pagar los costos correspondientes al estudio de crédito. El trámite puede tardar algunos días y al final tendrás un cupo de crédito para usar cuando lo necesites.

Tipos de linea de credito

Para atender a distintas clases de clientes, los bancos cuentan con un portafolio completo de líneas de crédito. Familiarízate con los productos más comunes y elige el que más te convenga:

Tarjetas de crédito

Son el tipo de línea más conocido y versátil de todos. Como quizás sepas, las tarjetas de crédito son pequeñas tarjetas plásticas que te permiten adquirir productos y servicios fácilmente. Los cupos y plazos de las tarjetas son muy variados y dependen principalmente de tus niveles de ingresos e historial crediticio.

Existen varios tipos de tarjetas que pueden tener propósitos específicos. Por ejemplo, hay tarjetas que acumulan millas de viaje cada vez que las usas, por lo que son perfectas para los viajeros. De igual forma, hay tarjetas que otorgan descuentos en compras si se usan en ciertas tiendas.

Linea de credito para empresas

Las líneas de crédito para empresas, como su nombre lo indica, van dirigidas principalmente a compañías con ingresos estacionales. Este es el producto perfecto si tienes una empresa que genera más ingresos en ciertas temporadas.

Las líneas de crédito para empresas tienden a cobrar tasas de interés más bajas que las tarjetas de crédito debido a que están respaldadas por los activos de la empresa (o cualquier otro tipo de garantía).

Cabe mencionar que, en ocasiones, los bancos ofrecen líneas de crédito para empresas a los profesionales independientes con ingresos variables. Las entidades financieras pueden ofrecer la línea solo con la firma, aunque cobran tasas de interés más elevadas.

Advertencias sobre las líneas de crédito

Antes de solicitar una línea de crédito, estos son algunos aspectos que deberías tener en cuenta:

Comisiones: como mencionamos anteriormente, es posible que algunos bancos cobren comisiones sobre la línea de crédito, incluso si no la usas. Pregunta al asesor del banco sobre estos cobros antes de adquirir el producto.

  • Tasas de interés: una linea de credito puede tener tasas de interés más altas que ciertos préstamos con destinación específica, como los hipotecarios o de compra de coches. Recuerda que puedes reducir las tasas de interés de una línea de crédito si ofreces alguna clase de garantía.
  • Incumplimiento de pago: los bancos solo cobran tasas de interés sobre el cupo que utilices. Si no pagas a tiempo tus obligaciones, te cobrarán intereses de mora (sobre el saldo que hayas usado), recargos de cobranza, entre otros cobros. También es posible que te impidan seguir usando la línea de crédito.